El Kine fue un periódico/empresa dedicada a la exhibición y debate del cine y otros temas sociales, locales e internacionales; su primer número apareció en la provincia de Sincelejo, (El Grande Bolívar), el 15 de febrero de 1914. Era una publicación eventual y de circulación gratuita. Esta revista se constituyó en el órgano del ‘Salón Sincelejo’ que para la época era sucursal de la empresa de Kinematógrafos de Cartagena.

Al parecer comenzaron ambulando por distintos salones y locales en la región de la costa Caribe, hasta que conquistaron territorios en los que operaban representantes y asociados de López Penha y Compañía de Barranquilla, bajo distintas denominaciones: Kinematógrafos, Kine Universal y Universal, figuras de un mismo núcleo conocido como El Kine.

El 26 de julio de 1913 El Kine exhibe Los Miserables, quizás alquilada a Di Doménico y el 2 de septiembre se les anticipa a los italianos al estrenar la legendaria Quo vadis en función de gala.

La productora norteamericana Universal, surgida de los independientes de Hollywood pudo tener alguna influencia en el nombre de la empresa colombiana. Quizás El Kine adopta ese apellido por la afinidad con la películas de aventuras, comedias y largometrajes que empiezan a producir los norteamericanos que se distinguían de la competencia europea encarnada por la SICLA.

El lema de El Kine,  era Instruir, Moralizar, Divertir. Su editor y propietario fue Enrique Castellanos Abreu, quien llegó de Santiago, Cuba, en ese proceso de inmigración que experimentó el Caribe colombiano a finales del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX.

El discurso de esta publicación generó impacto en la sociedad de la época porque proponía una acción divulgadora del séptimo arte. Una propuesta del cine como una herramienta importante para entender y descubrir procesos a nivel de la comunicación masiva y al mismo tiempo como un centro de debate para potencializar prácticas y discursos en el Caribe colombiano.

Para la época, en ninguna otra ciudad del Caribe colombiano se había constituido un periódico sobre cine con las características de El Kine. No se conocen antecedentes históricos que den razón sobre otra publicación de este carácter o naturaleza en la región.

Solo dos revistas, con similares características a El Kine, circularon en el interior del país: la Revista El Cinematógrafo (1908) y la Revista El Olimpia (1913) ambas en Bogotá.

Además de impulsar una labor educativa y pedagógica, que le granjearon muchos adeptos de todas las capas sociales, también contó con serios adversarios que trataron de silenciarlo y apocar la labor cultural cinematográfica que se estaba emprendiendo desde principios de siglo XX.

No solo fue el Concejo Municipal quien atacó a El Kine con la imputación de no pagar los impuestos correspondientes, sino que tuvo a otras personas que lo negaban radicalmente viendo en él un enemigo público y peligroso.

Enrique Castellanos Abreu es el bisabuelo de la consejera de cine, del departamento de Sucre, Chiro Castellanos Hernández, quien adelanta una investigación para producir un documental de memoria histórica sobre la época y el legado de su familiar. Un viaje de Cuba al Caribe colombiano en busca de los primeros esbozos del cine en Colombia.